Home   Gabinete psicopedagógico

Gabinete psicopedagógico

mailMándame un mail a psicologa@escuelainfantilmicasita.com


Mi nombre es María Martínez Estradé; soy la psicóloga y coordinadora pedagógica de la Escuela Infantil Mi Casita. Quiero aprovechar este espacio para daros a conocer mis funciones y el trabajo que desempeño en la escuela. Estoy formada como terapeuta de familia y pareja,  y en concreto en la orientación sistémica, en la que consideramos fundamentales para la formación de la persona los sistemas en los que nos movemos: la familia, la red social, el trabajo…

 

Con esta misma visión ejerzo mi labor en la Escuela Infantil Mi Casita, interviniendo en cada uno de los sistemas fundamentales que rodean e influyen en los niños: los padres, las educadoras y los propios niños.

 

Llevo ya unos años dedicándome a conocer, comprender y ayudar a crecer a los niños, dedicando también gran parte de mi trabajo a asesorar a los padres y  a formarles acerca de cómo educar a sus hijos; y es que nadie te da un manual cuando comienzas a ser padre, por lo que son lógicas las dudas, las inseguridades y las diferencias con tu pareja en relación al estilo educativo. Ésta es una de mis labores en la escuela; estar al servicio de los padres para cualquier duda o dificultad que tengáis con vuestros hijos; para ello os doy la posibilidad de solicitar una cita conmigo cuando deseéis. Además imparto cada curso escolar una Escuela de Padres y un Taller de masaje; en ambos también podréis aprender y encontrar respuesta a vuestras dudas.

 

Por otro lado trabajo con las educadoras, supervisando su labor pedagógica y estableciendo las pautas individuales que pueda necesitar cada niño para afrontar  los hitos evolutivos; por ejemplo las dificultades en el sueño, la alimentación, lenguaje, motricidad, habilidades sociales, control de esfínteres, rabietas… y las necesidades que pueda tener cada niño durante el período de adaptación a la escuela.

Por último, otra de mis funciones y la más importante, es dedicarme a los más pequeños, que son las personitas a las que van dirigidas todas mis intervenciones, ya que como decía antes, trabajando con los padres y las educadoras los grandes beneficiados son los niños. A través de las clases de psicomotricidad y expresión corporal que les imparto busco que sean capaces  de desarrollarse tanto a nivel motor, como a nivel afectivo y social, siendo prioritario para mí el uso de la música, el baile y el movimiento. Juntos aprendemos a expresar nuestras emociones, a dramatizar cuentos, a descargar energía y miedos y a relajarnos; y todo ello siempre jugando y bailando.

Termino resaltando como mi principal objetivo es contribuir a que los niños sean alegres, curiosos, autónomos, sociables, afectuosos, buscando que se desarrollen  física, cognitiva y afectivamente; y que jueguen, jueguen y jueguen… que éste es el motor fundamental del aprendizaje.